Choose Language

Recomendadas

Otra Página del Submarino C3. Another Page dedicated to Submarine C3. Trascripción del artículo publicado en la REVISTA GENERAL DE MARINA de Junio de 1996 - Tomo 230
Recuerda firmar en el Libro de Visitas GRACIAS. Remember to sign in our GuestBook THANKS

Construimos tu sitio Web

Páginas

Suscribete

IN MEMORIAM SUBMARINO C-3. CARTAGENA , 15 DE DICIEMBRE DE 2012

Comparte esta información con tus contactos

Querida dotación del Submarino C-3, queridos familiares de estos marineros de honor que nos dejaron, queridos marineros en tierra que habeis partido ya con ellos:

Hoy, día de veneración por vuestra memoria acudo al gran poeta Rafael Alberti y a sus versos más hermosos y profundos para, guiada por su mano, esbozar lo que nuestros corazones sienten.

Madre vísteme a la usanza
de las tierras marineras
el pantalón de campana
la blusa azul ultramar
y la cinta milagrera.

¿Adonde vas marinero
por las calles de la tierra?

¡Voy por las calles del mar!

Quien os dijera que aquel vuestro amor por la mar os llevaría demasiado pronto a una muerte sin funerales, a una muerte silenciada durante mucho tiempo.
Por éso, acogiéndome de nuevo al poeta, yo os canto lo que él tituló FUNERALES:

¡ Pescadores, pescadores,
lanzad el arpón al viento
y en banderas sin colores
izad vuestro sentimiento!

Lloren los ojos del puente
las aguas de treinta ríos;
que el puño de la corriente
rompa en el mar los navíos.

¡ Lampiños guardias marinas,
que alegres guardáis las olas
giman las negras bocinas
y callen las caracolas!

¡ Marineras, marineras,
mujeres del aire frío
regad vuestras cabelleras
negras por el playerío!

Llueve sobre el agua, llueve
nieve negra de alga fría,
entre glaciares de nieve,
abierta, la tumba mía.

¡ Funerales de las olas!
¡ El viento, en los arenales!
Entre apagadas farolas
se hunden mis funerales.

Y hoy, cuando desde que os encontramos en vuestra tumba de acero, sí que celebramos funerales en vuestro honor, creo de justicia que recordemos a vuestros familiares que ya gozan con vosotros, a todos y cada uno de ellos, los que murieron llorándoos y los que lo hicieron rezándoos cada noche un rosario pero, de entre todos, por ser luchadores contra lo posible y lo imposible, por haber dejado parte de sus últimos años en la empresa que un día iniciamos, auténticos Marineros en Tierra, permitidme que esboce para ellos, Juan Asensio y José García , un último verso del poeta:

Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.

¡ Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón el ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento la vela.

Cartagena, 15 de diciembre de 2012
Rita Campillo Ruiz


Comparte esta información con tus contactos

Leave a Reply

  

  

  

*